CNT Confederal

Los internacionalistas en la revolución

«Nuestro llamado es a la vez realmente simple e increíblemente difícil: construyamos juntos un movimiento global que sea capaz de desafiar y superar la modernidad capitalista»

A pesar de estar bajo el ataque del estado turco y sus milicias aliadas, que operan bajo la bandera del Ejército Libre Sirio por un lado, y el Estado Islámico (ISIS) por el otro, detrás de las líneas del frente de la guerra civil siria, está la revolución en Rojava. Continúa desarrollándose de maneras emocionantes. Inspirada y moldeada por las ideas de Abdullah Öcalan y la lucha del movimiento de liberación kurdo, Rojava es un proyecto revolucionario con el objetivo de desafiar la modernidad capitalista a través de la liberación de las mujeres, la ecología y la democracia radical.

Durante varios años, internacionalistas de todo el mundo han viajado a Rojava para contribuir y participar en el proyecto revolucionario. Los combatientes extranjeros que se han unido a la lucha armada han recibido una gran atención en los medios internacionales, pero se sabe mucho menos sobre los extranjeros que trabajan detrás de las líneas del frente. Inspirados por la perspectiva revolucionaria del movimiento por la libertad kurda, han venido a aprender, y a apoyar y ayudar a desarrollar proyectos existentes. Su objetivo es organizar una nueva generación de internacionalistas para desafiar la modernidad capitalista.
Apoyados por el movimiento juvenil en Rojava (YCR / YJC), algunos de estos activistas establecieron la Comuna Internacionalista de Rojava a principios de 2017. El editor de ROAR Joris Leverink habló con dos miembros de la Comuna Internacionalista acerca de sus motivaciones para unirse a la revolución, los diferentes proyectos en que han participado y la importancia de la solidaridad más allá de las fronteras.

¿Cuáles fueron tus motivaciones para ir a Rojava y cómo terminaste ahí?
Casper: Estuve involucrado en movimientos sociales y ecológistas en Europa, pero con el tiempo vi los problemas y las deficiencias de esta forma de hacer política. De hecho, ese concepto en sí mismo, fue un obstáculo para mi comprensión política. “Hice política”, pero no pregunté cómo vivir y luchar de manera revolucionaria. Y cuando me hice esta pregunta, no pude encontrar una respuesta. Gracias a la resistencia contra el ISIS en Kobane, conocí el movimiento kurdo y vi que la revolución aquí abre un camino hacia la superación de los problemas críticos que este mundo enfrenta, en aspectos sociales, políticos, económicos y ecologistas. Para comenzar a seguir ese camino, vine a Rojava y me uní a la revolución.
Clara: Creo que cada uno de nosotros debería poder sentir y ser insurrecto ante cualquier injusticia en cualquier lugar del mundo. De hecho, me molestó la hipocresía de nuestros gobiernos, nuestros funcionarios, nuestros periódicos, e incluso otros izquierdistas, que hablaron sobre el ISIS, el pueblo sirio y los kurdos, sin tomar medidas reales o concretas. Solo unos pocos pensaron en venir aquí, que es la forma más importante de desafiar estas injusticias y asegurar que nuestras acciones sigan nuestras palabras.
Casper: Estar aquí es mi expresión de internacionalismo: superar las fronteras de los estados que crean entre las personas. A menudo me preguntaba: “¿Qué habría hecho contra el fascismo en los tiempos de la Guerra Civil Española?”, y muchas veces, respondí: “por supuesto que me habría unido a la resistencia”. Hoy el poder fascista es Turquía, y como En los tiempos de la guerra española, nosotros, como internacionalistas, tenemos que cumplir con nuestro deber.

Cuéntanos un poco más sobre la Comuna Internacionalista: ¿Cómo se creó? ¿Cuántos de ustedes están ahí? ¿Con qué tipo de proyectos han iniciado o están involucrados?
Clara: La comuna internacionalista fue creada conjuntamente por algunos internacionalistas que decidieron emprender un trabajo a largo plazo aquí, y camaradas del movimiento juvenil en Rojava (YCR / YCJ). La Comuna pretende hacer que el internacionalismo vuelva a la vida, pero también para encontrar una nueva forma dentro del propio internacionalismo. Como tal, la comuna es una estructura que ayuda a los internacionalistas a encontrar su lugar en la revolución. Apoyamos la lucha aquí, aprendemos de la revolución y lo hacemos de manera organizada. Por ejemplo, compartimos nuestras experiencias como internacionalistas y ayudamos a organizar estructuras de solidaridad en todo el mundo.
Casper: parte de la Comuna es la Academia Internacionalista que está en construcción, donde tenemos espacio para vivir, trabajar y estudiar juntos hasta que las personas trabajen con diferentes estructuras en la sociedad civil de Rojava. Es importante que los internacionalistas que llegan al Kurdistán tengan la oportunidad de aprender sobre la filosofía en la que se apoya el movimiento de liberación kurdo, y también de estudiar el idioma.
Clara: Uno de nuestros principales proyectos es la campaña “Haz que Rojava vuelva a ser verde”. El objetivo es contribuir al trabajo ecológico de la revolución. Pero, por supuesto, la situación ecológica no se puede analizar sin considerar las políticas estatales de Siria, Turquía y otros.
Para tomar un ejemplo, la disponibilidad de agua es un problema importante. Además de los aspectos generales del cambio climático global que afectan fuertemente a Rojava, el estado turco utiliza el agua como un arma política. La mayoría de los ríos en Rojava tienen su origen en las montañas de Bakur, las áreas kurdas dentro del estado turco formal, que actualmente están ocupadas por el ejército turco. Usando mega represas, el estado turco controla el suministro de agua y, literalmente, cierra el grifo de las personas aquí.
El estado turco también está perforando pozos profundos a lo largo de la frontera con Rojava y está utilizando mucha agua subterránea para la agricultura. El nivel de agua subterránea en Rojava está disminuyendo constantemente como resultado de esas políticas. Esto tiene un impacto en la seguridad y disponibilidad del agua y afecta tanto a la naturaleza como a la sociedad. Una grave falta de agua significa que mucho trigo se pierde o se quema y Rojava tiene que importar grano del extranjero, si los estados que imponen el embargo a Rojava lo dejan pasar.
Casper: Como campaña, hemos recopilado mucha información sobre la situación ecológica en un folleto, que se publicará el próximo mes. Pero también estamos contribuyendo a nivel práctico para encontrar soluciones para la situación. A principios de año comenzamos a desarrollar un vivero de árboles en la Academia Internacionalista. Desde este comienzo, ayudaremos a reforestar una reserva natural no muy lejos de nosotros en el lago Sefan. Pero necesitaremos más que los árboles que podemos cultivar en nuestro vivero, y por lo tanto también estamos recolectando apoyo internacional para el trabajo ecológico aquí en Rojava.

¿Qué significa para ustedes el internacionalismo?
Casper: Desde una perspectiva realmente básica, el internacionalismo es exactamente lo que dijo Clara: “sentirse y ser insurrecto ante cualquier injusticia, en cualquier lugar del mundo”. Para ver la conexión entre las luchas, para ver cómo se relacionan entre sí, para ver la necesidad de aprender unos de otros. Sentir una conexión con las personas que luchan, sentir la belleza de la lucha y la tristeza de las pérdidas que las sociedades han sufrido en la lucha por la libertad.
Es importante entender que las dinámicas de las luchas dependen unas de otras. A veces eso no es realmente visible, pero los cambios en el Medio Oriente tienen un fuerte impacto en la política en los estados europeos y en otros lugares. Podemos ver fácilmente qué tipo de dinámica evolucionó, por ejemplo, en Europa, junto con la resistencia en Kobane o Afrin. Muchas personas cuestionaron la política de los estados de la UE y vieron la relación entre la producción de armas en sus propios países y el ataque contra la revolución, con las mismas armas. Tenemos que asegurarnos de que nuestras diferentes luchas se fortalezcan mutuamente, al mismo tiempo que participamos en los conflictos locales.
Clara: El internacionalismo es sentir el deber de todos los revolucionarios de luchar hombro con hombro, no importa dónde. A nivel teórico, tenemos que ver que no podemos entender la realidad del mundo actual si no compartimos nuestras diferentes perspectivas y realidades. Y eso solo es posible si luchamos juntos. El nuevo aspecto que vemos en el internacionalismo del movimiento por la libertad kurda es que están proponiendo un marco común en el que todos los revolucionarios y las fuerzas democráticas radicales puedan unirse.
No es nada menos que desafiar la modernidad capitalista con la idea de una modernidad democrática: de una modernidad democrática con una estructura global y confederal, que superará a la nación-estado, al industrialismo y a la mentalidad capitalista. Como no podemos entender la modernidad capitalista sólo desde una perspectiva, también la modernidad democrática tendrá diferentes formas y colores. No es un sistema monolítico sino diverso, como las sociedades capitalistas de todo el mundo de hoy. Como internacionalistas en Rojava, nos entendemos como militantes que unen fuerzas democráticas y revolucionarias para superar el capitalismo.

¿Cuál es la respuesta de la gente local a su presencia en Rojava?
Clara: En una sociedad donde el dicho “los únicos amigos de los kurdos son las montañas” está muy extendido, y donde muchos jóvenes abandonaron el país, la gente aprecia mucho nuestra presencia. Lo entienden como amistad entre las personas de todo el mundo.
Casper: En muchas familias, somos vistos como sus hijas o hijos, y eso no es solo un dicho. Lo podemos sentir. Al convertirnos en parte de la sociedad, tenemos una responsabilidad cada vez mayor de defender sus valores.

Desde su mirada, ¿cómo la revolución en Rojava ha dado forma a la vida de las personas en el territorio?
Casper: Uno de los ejemplos realmente obvios es el uso del idioma kurdo en público, en la escuela y en las estructuras de auto administración. El lenguaje es una parte importante de la identidad, por lo que el intento de eliminar el lenguaje fue un ataque serio a la cultura e identidad kurda. Para los estudiantes poder estudiar su propia historia en su propia lengua materna es un cambio importante.
Otro logro importante es la posibilidad de que todas las personas participen en las estructuras políticas y en el proceso de toma de decisiones. Bajo el régimen del Ba’ath, estos derechos básicos fueron retirados de la población kurda, y no tenían posibilidad de expresar sus intereses. Ahora, en la estructura comunal, las personas están aprendiendo a usar las herramientas de la democracia radical a través de asambleas locales. La sociedad se está volviendo realmente política, ya que las personas asumen la responsabilidad de su destino unidos.
Clara: Yo diría que la situación ha cambiado más para las mujeres. Están afectadas por todos los aspectos mencionados por Casper, pero también por las estructuras patriarcales de la sociedad. Antes, las mujeres no podían participar mucho en la vida pública y las estructuras familiares patriarcales y las expectativas sociales afectaban mucho la vida personal y social en general de las mujeres. Para dar algunos ejemplos, ahora está prohibido casarse con mujeres menores de 18 años o que los hombres tomen múltiples esposas.
La participación de las mujeres en las diferentes estructuras sociales y políticas es también más visible. Esto es más obvio en las estructuras militares de las unidades de autodefensa de las mujeres (YPJ), pero de ninguna manera se limita a ellas. Las mujeres también están experimentando con diferentes formas de vivir. El pueblo de mujeres, “Jinwar”, es un lugar donde solo las mujeres viven juntas de manera comunitaria.

¿Cuáles son las relaciones entre la comuna internacionalista y los voluntarios internacionales que han viajado a Rojava para unirse a la lucha armada?
Casper: No hay un vínculo organizativo entre los dos. Pero, por supuesto, las personas se conocen y comparten sus experiencias y pensamientos. Por ejemplo, la gente en la estructura militar a menudo no ve mucho de la sociedad civil, por lo que compartimos nuestras experiencias con ellos. Y los compañeros que regresan de la lucha en la línea del frente contra el estado turco, Al-Nusra y el ISIS comparten con nosotros las realidades de la guerra.
Clara: E incluso si no elegimos unirnos a las estructuras de las YPG y YPJ, sabemos lo importante que es estar listo para dar todo por la revolución, incluso nuestra vida, y enfrentar las experiencias traumáticas de la guerra. Para honrar y recordar también a nuestros compañeros que cayeron şehid (es decir, que fueron martirizados), nombramos a nuestra academia con el nombre de Hêlîn Qaraçox (Anna Campbell), quien fue asesinada por aviones de combate de la OTAN de Turquía en la resistencia de Afrin.

¿Cómo ven la revolución en el desarrollo de Rojava y de qué manera las personas en el extranjero pueden contribuir a su éxito? ¿Cómo pueden las personas en el extranjero expresar su solidaridad con la revolución en Rojava de la manera más efectiva?
Casper: El tiempo después de la liberación de Raqqa del ISIS puede verse como una nueva era. El consenso más o menos estable entre las potencias internacionales está comenzando a ceder nuevamente. Cada estado está tratando de aumentar su influencia en la región. Las fuerzas revolucionarias en Siria, el movimiento kurdo con sus aliados árabes y cristianos, están nuevamente atrapadas en medio de un nexo de superpotencias globales. Ahora, incluso más que antes, el éxito de la revolución dependerá de la fuerza de la gente aquí y en todo el mundo. La única alianza real de la revolución es la que existe entre el pueblo revolucionario y democrático de todo el mundo.
Clara: Tenemos que entender esto como nuestra responsabilidad, y una en la que debemos desempeñar un papel activo. Nuestras acciones pueden y darán forma a la realidad del mañana. En este sentido, es importante mantenerse al día con el trabajo de solidaridad en todo el mundo. Incluso hoy en día, muchas personas no conocen esta revolución o los valores en los que se basa. Así que todos deben compartir esto con otros alrededor del mundo.
Casper: Sabemos que la próxima gran guerra está sobre nosotros. Especialmente con el régimen fascista turco en la frontera, todos sabemos que no habrá una solución pacífica en Siria. Para nuestros amigos de todo el mundo, es importante comprender y prepararse para esta eventualidad ya determinada. Tenemos que ser más efectivos en nuestro trabajo, en todos los niveles de la política: debemos difundir el conocimiento sobre Rojava en la sociedad y, al mismo tiempo, aumentar la presión sobre nuestros gobiernos. Pero el aspecto más importante es construir vínculos entre el movimiento de libertad kurdo y las luchas en otros países.

La comuna internacionalista cae en una larga tradición de solidaridad de izquierda con las luchas revolucionarias en todo el mundo, desde la revolución española hasta los zapatistas. ¿Cómo se ubican dentro de esta tradición y por qué creen que es importante?
Clara: Sin esta historia, no podemos entender la situación actual. Y aún más importante, no podemos darle el significado correcto. Es tan fácil para las personas abandonar la pelea, en un sistema que le dice que no hay alternativa y que todos los intentos de construir una alternativa han fracasado. En cambio, tenemos que ver que la resistencia siempre estuvo ahí, incluso si con demasiada frecuencia estaba oculta en las sombras. Pero si veo las luchas de hoy como el patrimonio de la guerra española contra el fascismo, y la lucha contra el colonialismo en todo el mundo, mi energía y motivación se redoblan. En este sentido, vemos la historia del internacionalismo como nuestra historia. Somos parte de una línea viva y continua de internacionalismo.
Casper: Hoy, la Comuna está en Rojava. Pero la idea de la Comuna es internacionalista. No se trata solo del movimiento de libertad kurda. Representa el internacionalismo basado en la idea de que mientras todos en este mundo no sean libres, nadie será libre.

¿Cuál es su mensaje a la izquierda en el mundo?
Casper: Bueno, porque vengo de Europa, mi llamamiento a la izquierda europea sería que tengamos que repensar nuestros métodos de organización política y de lucha, así como nuestra comprensión ideológica. Si realmente queremos hacer una revolución, tenemos que organizarnos de acuerdo con ese objetivo y desarrollar una perspectiva revolucionaria a largo plazo.
El movimiento por la libertad kurda puede ayudarnos con eso. Nosotros, como revolucionarios, debemos aprender de nuevo cómo conectarnos con la sociedad. Somos parte de eso, luchamos por ello, pero muy a menudo nuestras peleas se desconectan de él. Y tenemos que aprender a superar nuestras divisiones. Eso no significa que todos debemos ser iguales, pero debemos encontrar una manera de utilizar nuestras diferencias de una manera productiva e inspiradora, a través de la cual todos puedan aprender y desarrollarse.
Clara: Al final, nuestro llamado es a la vez realmente simple e increíblemente difícil: construyamos juntos un movimiento global que sea capaz de desafiar y superar la modernidad capitalista. Hacia ese fin, podemos remontarnos a una larga historia de diferentes luchas, que juntas son el camino a lo largo de la línea de resistencia de las personas, para una vida libre de las personas, en equilibrio con la naturaleza.

Comuna Internacionalista de Rojava
La Comuna Internacionalista de Rojava reúne a los internacionalistas que trabajan en la sociedad civil en Rojava. Actualmente está construyendo la primera academia no militar permanente para internacionalistas. Esta academia proporcionará la educación básica para los internacionalistas que quieran aprender, trabajar y organizarse en la revolución de Rojava. Su libro Make Rojava Green Again está siendo financiado por el crowdfunding.

Fuente: Roar magazine
Autoría: Internationalist Commune of Rojava
Traducción: Lucrecia Fernández

Cuenta de CNT para aportaciones IBAN: ES25 3183 4800 5300 0121 9007
Arquia
Referencia: "Make Rojava Green Again" u otra similar

[Barakaldo] CNT exige “transparencia” en las negociaciones en Mediapost

· La organización anarcosindicalista insta a delegados, delegadas y comités de empresa a convocar asambleas para que "el conjunto de la plantilla pueda opinar y consensuar las reivindicaciones, con el objetivo de llevarlas a la mesa de negociación"

·Denuncia prácticas "nada democráticas" que "van en contra de los intereses de la plantilla"·

"Sin información, sin transparencia alguna y sin contar con la plantilla". Con estos mimbres comenzaron el 18 de octubre las negociaciones del nuevo convenio en Mediapost, "situación que, claramente, sólo beneficia a los intereses de la parte empresarial", ha denunciado la sección sindical de CNT en esta empresa.

La organización anarcosindicalista ha lamentado que la plantilla "no tiene derecho a opinar en colectivo" al tiempo que se les niega "el derecho a ser informados, todo ello propiciado por los que dicen representar los intereses de las trabajadoras y trabajadores". Ha subrayado que todo esto ocurre en un momento clave, "cuando se está negociando las condiciones laborales que van afectarnos en los próximos años".

"¿Por qué no quieren que las y los trabajadores opinen en asamblea? ¿A qué intereses responden los que niegan la información a la plantilla? ¿Por qué callan cuando se les pregunta?", ha preguntado CNT. En tal sentido, remarcó que "esta actitud nada democrática no beneficia a los intereses del conjunto de la plantilla".

La central denunció que todo esto ocurre al amparo de "un modelo sindical que se muestra alejado de las y los trabajadores y sus intereses, y que solo se acuerda de ellas y ellos cuando llegan las elecciones, como los políticos". En contraposición, "CNT práctica un sindicalismo solidario, en donde la participación directa es la base de nuestro funcionamiento como sindicato, tanto dentro como fuera de las empresas".

"No en vano, la sección sindical de CNT es el único contrapoder sindical que existe hoy en Mediapost", aseguran. "Se trata del único sindicato que ha utilizado todas las herramientas a su alcance, tanto jurídicas y como sindicales -huelga, conflicto colectivo, denuncias ante inspección de trabajo, movilizaciones, denuncias públicas...- en defensa de nuestros afiliadas y afiliados y del conjunto de la plantilla". En tal sentido, señaló que "para que esta herramienta de lucha, que es la sección sindical de CNT, se puede volver realmente poderosa, necesitamos la suma de más trabajadores y trabajadoras que defiendan sus intereses, de igual a igual".

Por tales motivos, CNT ha exigido a las delegadas y delegados de personal y a los comités de empresa la "convocatoria urgente de asambleas en las distintas plataformas" para que "el conjunto de la plantilla pueda opinar y consensuar las reivindicaciones, con el objetivo de llevarlas a la mesa de negociación". De hecho, también ha reclamado "transparencia en las negociaciones" y la "ratificación o no por parte del conjunto de la plantilla del borrador del convenio".

"En defensa de nuestros derechos, contra la subcontratación y los salarios de miseria en Mediapost, es hora de organizarse", ha subrayado ese sindicato, que ha llamado al conjunto de la plantilla de Mediapost de todos los territorios del Estado a formar parte de la sección sindical de CNT. La vía de contacto abierta es a través del correo barakaldo@cnt.es o lunes y jueves a partir de las 19.00 llamando al teléfono 944388232.

La ignominía del Valle de los Caídos ha de desaparecer

La CNT sabe lo que quiere en relación con la Memoria Histórica, y sabe lo que exige en relación al Valle de los Caídos. En abril de 2019 una marcha llegará hasta allí para dejar patentes esas exigencias.
Pero en el camino hasta ese día, nos adherimos a la convocatoria de diversos colectivos que se realiza, el día 18 de noviembre, a las 12 horas, frente a Cuelgamuros, la XIII Concentración Frente al Monumento Fascista de Cuelgamuros
Por las víctimas, por una autèntica memoria, por la desaparición de los restos de los fascistas y de sus símbolos, por justicia, os esperamos allí.
http://www.foroporlamemoria.info/2018/11/xiii-concentracion-ante-cuelgamuros-nivallenialmudena/

Manifiesto por la desaparición del Valle de los Caídos

La CNT hace un llamamiento a todas las organizaciones sindicales, sociales y políticas a participar en una marcha al Valle de los Caídos el sábado 20 de abril de 2019.
En el 2019 se cumplen 60 años de su construcción. Un monumento que es lugar de peregrinación fascista y culto al bando franquista.
El Valle de los Caídos fue construido entre 1940 y 1958 durante el franquismo como homenaje a los caídos en guerra del bando franquista y exaltación del Régimen. Un monumento que construyeron prisioneros antifranquistas. En él se encuentran enterrados 33.833 cuerpos de ambos bandos, aunque sabemos que la cifra oficial se queda corta.
En este “monumento” también están enterrados José Antonio Primo de Rivera, fundador de la Falange, organización fascista que tuvo a su cargo la represión sistemática contra personas pertenecientes a organizaciones sindicales, partidos de izquierdas y sus familiares, represión ampliada a las tropas sublevadas y a sus colaboradores, civiles y eclesiásticos. Y Francisco Franco, militar golpista, jefe supremo del bando sublevado y dictador durante cuatro eternas décadas.
Es inconcebible que en un país que se llama a sí mismo democrático se permita todavía rendir culto a los que acabaron con los derechos y libertades conseguidos a fuerza de años y años de lucha. Todavía más inconcebible resulta que se esté negociando con la familia del dictador el traslado de sus restos a conveniencia de esa familia que amasó su fortuna gracias al expolio y el robo durante más de 40 años de dictadura y que sigue gozando de prebendas y privilegios inimaginables en un lugar civilizado. Proponemos la solución tomada por Alemania en el caso de otros reconocidos fascistas, tirar sus cenizas en algún lugar ignoto.
Y la Iglesia, colaboradora necesaria, según la ONU, en el exterminio efectuado por el Régimen, deja claro quien es, con su invitación a servir de lugar de enterramiento al dictador en la Catedral de la Almudena. Era de esperar.
El Valle de los Caídos representa la ignominia para las personas que murieron luchando contra el fascismo o fueron asesinadas durante la guerra y la dictadura. Una guerra que tuvo consecuencias terribles para la población civil. Más de 500.000 muertes entre víctimas civiles y combatientes, 450.000 personas obligadas a exiliarse, y miles de ellas fueron deportadas a campos de concentración y de exterminio bajo el dominio de la Alemania nazi, cientos de miles de represaliados/as durante el franquismo (España es, ACTUALMENTE; el segundo país del mundo con mayor número de desapariciones forzadas), mujeres rapadas y violadas, dejadas sin posibilidad de subsistencia, miles de bebes robados a sus madres, práctica que continuó bien entrada la democracia y tantas otras formas de humillación y destrucción de los vencidos.
Todas esas víctimas, mujeres, hombres, niñas y niños, tienen nombres y apellidos y merecen ser recordadas. Sus familias merecen ser escuchadas y disponer de un lugar digno donde llorar a sus familiares. Y sus verdugos han de ser juzgados y condenados al lugar de la historia que se merecen y fuera de un lugar donde se exaltan su memoria y sus crímenes.
Por todo ello, la Confederación Nacional del Trabajo exige :
-La retirada de los cuerpos de José Antonio Primo de Rivera y de Francisco Franco Bahamonde.
-La expulsión, previa auditoria de cuentas y bienes, de los monjes benedictinos. Y que el Estado deje de financiarlos, ni allí ni en otro lugar.
-La transformación del Valle en un lugar de memoria y recuerdo a las víctimas del franquismo, donde desparezca toda simbología franquista, y sobre todo, la cruz.
-Recuperar el verdadero término por el cual se conoce este entorno natural, “Cuelgamuros”.
-Una condena pública y con consecuencias por parte del Estado español y todas las instituciones y organizaciones que son parte del mismo del golpe de estado de 1936 y del régimen franquista.
-La entrega al Estado, y al pueblo en general, de la documentación sobre las personas enterradas en el Valle, actualmente en poder del abad del monasterio, que la trata como pertenencia personal e ideológica.
-Que se exhumen los restos de las víctimas que, incluso después de muertas, fueron tratadas como vencidas y enterradas con su verdugo.
-Que la exhumación se haga llevando a cabo pruebas de ADN para la posterior judicialización de los asesinatos.
-La derogación de la ley de amnistía de 1977.
-Que todo este proceso sea acompañado por personas de la ONU expertas en genocidio y desapariciones forzosas.
Tras más de cuarenta años de pretendida democracia y dejadez política, leyes por la memoria histórica hechas a medias y homenajes a franquistas permitidos y muchas veces fomentados por parte de las instituciones del Estado, es hora de trabajar todas las organizaciones conjuntamente con el fin de convertir el mausoleo franquista en un lugar de memoria de todas las víctimas del genocidio franquista.
La batalla de la memoria contra el olvido es fundamental entre todas las que se están librando en favor de los derechos y libertades. De nosotros/as depende que el franquismo gane o pierda esta batalla. Nuestros familiares, y para la CNT todos los compañeros y compañeras muertos y represaliados lo son, como defendimos ante la ONU, merecen y deben ser recordados. Rehabilitar nuestro pasado también es dignificar su lucha y la nuestra.
Seamos dignos herederos de sus ideas y de sus reivindicaciones, gritemos alto y claro: por más que 80 años hayan pasado desde el final de la guerra, ¡El fascismo No Pasará! ¡Nosotras/os Pasaremos!

Memoria, Dignidad y Lucha

Secretariado Permanente del Comité Confederal

[Madrid] Cerrada temporalmente nuestra sede

El pasado sábado 27 de octubre se reunió en pleno la Regional Centro de CNT.
Entre otros asuntos tratados, los acuerdos presentados por los diferentes sindicatos que conforman nuestra regional determinaron

, debido al incumplimiento demostrado de nuestros acuerdos confederales:
A) Desfederar a la Federación Local de Madrid.
B) Vetar la reafiliación de aquellas personas pertenecientes al Sindicato de Oficios Varios de Madrid.
C) Inhabilitar para ocupar cargo alguno en nuestra organización a las personas afiliadas al Sindicato de Metal de Madrid durante un periodo de dos años.
Esta decisión, tomada por el incumplimiento de acuerdos congresuales, contra la que cabe recurso, supone que la sede que CNT tiene en la plaza Tirso de Molina de Madrid cesa su actividad sindical hasta nuevo aviso.

Como no puede ser de otra manera, CNT sigue esforzándose para ser la herramienta más eficaz al servicio de la clase obrera y por eso, continúa con su actividad sindical mientras trabaja para la rápida reconstitución de su estructura orgánica en la ciudad de Madrid.
Aquellos trabajadores y trabajadoras y aquellas organizaciones que necesiten más información o ponerse en contacto con CNT en Madrid les rogamos lo hagan a través del teléfono 628 36 75 94 del correo cr_centro@cnt.es o que se dirijan a cualquiera de los sindicatos que CNT tiene en la comunidad:

Comarcal Sur de Madrid

Paseo Alberto Palacios, 2 28021 Villaverde Alto
Teléfono: 91 797 04 24 | 662667745Fax: 91 797 04 24
http://fcs-villaverde.cnt.es
Correo: fcsvillaverdealto@cnt.es

Fuenlabrada

C/ Barcelona, 20, 28945 Fuenlabrada
Teléfono : 912 62 14 37
Correo: fuenlabrada@cnt.es

Aranjuez

C/ Postas (peatonal) Nº17 1ºA - 28300 Aranjuez
Teléfono y fax: 91 164 10 20
www.cnt-aranjuez.org
Correo-e: aranjuez@cnt.es

Sierra Norte - La Cabrera

Calle Luis Fernández Urosa, 7 28751 La Cabrera
Teléfono: 646289109
www.sierranorte.cnt.es
Correo: sierranorte@cnt.es

Entendemos que las decisiones soberanas tomadas por el conjunto de los sindicatos de esta regional no pueden más que desembocar en la mejora de la organización a nivel regional y que por tanto, supondrán una mejor y mayor defensa de los derechos y libertades de los trabajadores y trabajadoras que aquí viven o trabajan.
Esta Regional Centro volverá a informar en cuanto se estime necesario.

Secretariado Permanente de la Regional Centro

Un año en la Comuna Internacionalista de Rojava

Hace un año, el 12 de junio de 2017, compartimos la primera declaración pública de la Comuna Internacionalista de Rojava, presentando nuestro proyecto al mundo. También el 12 de junio es el cumpleaños de Anna Campbell, Şehid Helin Qereçox, quien da nombre a la primera Academia Internacionalista de Rojava.
Hoy, después de un año sin parar de trabajar, miramos hacia atrás y vemos los grandes pasos que hemos logrado en este año.

Después de la presentación pública de la Comuna bajo el lema ‘aprender, apoyar, organizar’, comenzamos a desarrollar nuestro trabajo y nuestros proyectos, poniendo en práctica las ideas y sueños que teníamos, y buscando un lugar para construir la primera academia internacionalista de la Federación Democrática del Norte de Siria. Después de unos meses, finalmente encontramos el lugar correcto, y a finales del verano de 2017 comenzamos a construir la academia. Desde entonces, hemos estado trabajando principalmente enfocados en 3 líneas principales: internacionalismo, liberación de la mujere y ecología.
En cuanto al internacionalismo, nuestra tarea principal ha sido la construcción de la Academia Internacionalista, el lugar para debatir, estudiar, investigar y también para recibir a nuevos internacionales que también quieren aprender, apoyar y organizar la Revolución de Rojava. Al mismo tiempo, hemos estado trabajando en la propia construcción de la Comuna Internacionalista de Rojava, entendida como el marco organizativo para nosotrxs y otrxs internacionales que desean unirse, desarrollando un sistema y una red para integrar y fortalecer la dimensión internacional de esta revolución.
Con respecto a la ecología, lanzamos la campaña ‘Make Rojava Green Again’ en coordinación con otras instituciones que trabajan temas relacionados con la ecología. Escribimos un libro que pronto comenzaremos a publicar en diferentes idiomas, presentando nuestro proyecto y lo que nos motiva a llevarlo a cabo. Nuestro objetivo principal es difundir una perspectiva ecológica de la vida revolucionaria, construir nuestra academia con un enfoque sostenible y comenzar una cooperativa de árboles para ayudar a reforestar las áridas tierras de la Federación Democrática del Norte de Siria.
Con respecto a la liberación de las mujeres, las mujeres de la comuna se organizan como un grupo autónomo, conectándose directamente con las diferentes instituciones y estructuras del movimiento de mujeres en esta revolución. También apoyamos diferentes proyectos y campañas del movimiento de mujeres, tomando parte en el trabajo desarrollado por Jinwar, el pueblo ecológico de mujeres. También estudiamos y organizamos programas educativos sobre jineolojî y los movimientos de liberación de las mujeres.
Pero en medio de este primer año de vida como Comuna, estalló la guerra de Afrín. Sabemos que la revolución será en defensa de la tierra o no habrá lugar para la revolución, por lo que vimos la necesidad de hacer un alto con nuestros proyectos para participar en la Resistencia de Afrín, principalmente haciendo traducciones, trabajo de solidaridad internacional y otros tipo de trabajo con los medios.
La invasión de Afrín fue dura y brutal. Es muy triste ver que el ejército turco y otras fuerzas armadas islamistas destruyen la región más bella de Rojava. La guerra en Afrín nos afectó en formas que no podíamos imaginar antes. La invasión, la lucha, la resistencia … nos abrió procesos de debate y reflexión sobre lo que debe ser, y lo que puede ser, el papel del internacionalismo a día de hoy. También sobre cómo podemos ayudar y contribuir, como internacionalistas, a la Revolución de Rojava y a todos los movimientos y luchas de resistencia en todo el mundo. Muchos amigos perdieron la vida luchando para resistir la invasión fascista, y también varios amigos internacionalistas cayeron sehids en esta guerra. En su memoria, seguiremos caminando por su camino.
En este último mes de mayo, después de varios meses construyendo la academia, finalmente hemos terminado. Hemos decidido llamarla la ‘Academia Internacionalista sehid Hêlîn Qereçox’ en memoria de Anna Campbell, luchadora británica en la YPJ que se que cayó sehid en Afrín. Con tristeza por su pérdida, pero al mismo tiempo con la voluntad de continuar su lucha contra el fascismo y la opresión patriarcal, comenzamos el primer curso de educación de nuestra academia.
También continuamos con el trabajo ecológico de la campaña Make Rojava Green Again, traducimos y publicamos en diferentes idiomas un artículo sobre la importancia de la lucha de las mujeres en la revolución, comenzamos un proyecto de radio internacionalista en colaboración con otros internacionales en Rojava, publicamos diferentes artículos y cartas de solidaridad internacional en nuestro sitio web, etc. Pero, por supuesto, nuestro principal proyecto este mes ha sido organizar este primer curso de educación.
Ahora, después de un año de trabajo muy intenso, hemos logrado organizar un curso de educación de un mes de duración tanto para los nuevos internacionales como para los que han estado aquí desde el comienzo de la Comuna. La educación incluyó lecciones de idioma kurdo, debates ideológicos, conocimiento sobre la sociedad, historia de Oriente próximo y del pueblo kurdo, y por supuesto, debates sobre el internacionalismo y la historia de la Comuna. Hace unos días terminamos este primer curso de educación, y una nueva ola de internacionalistas de diferentes partes del mundo están empezando a trabajar y viajar por Rojava, participando en el trabajo de la Comuna. Estamos muy contentxs de ver cómo este proyecto está creciendo y evolucionando, consolidándose paso a paso, convirtiendo en realidad los sueños e ideas que hace un año estaban en nuestras mentes.
Hoy nos enorgullece decir que la Comuna Internacionalista de Rojava es más fuerte que nunca, y que esto es solo un paso más hacia el movimiento democrático y revolucionario que está creciendo y conectándose en todo el mundo. Por todos estos motivos, invitamos una vez más a todos los internacionalistas, revolucionarios y fuerzas democráticas, a todos aquellos que quieren caminar con nosotros, a aprender, apoyar y organizar esta revolución. Porque sabemos que Rojava puede ser la chispa que enciende una nueva forma de entender la vida, de desarrollar una sociedad fuera del capitalismo, el patriarcado y los Estados-Nación. Y porque sabemos que esto es solo el comienzo. Como sehid Hêlîn dijo una vez:

You should fight with us, and light the fires of resistance.
– Ven a pelear con nosotras, a encender los fuegos de la resistencia.

Biji Soresa Rojava!
¡Larga vida a la solidaridad internacional!

Fuente: https://internationalistcommune.com

Cuenta de CNT para aportaciones IBAN: ES25 3183 4800 5300 0121 9007
Arquia
Referencia: "Make Rojava Green Again" u otra similar

[FAL] 9 de noviembre, presentación de “Los Ácratas en la Universidad Central, 1967-1969”

Salón de actos de la FAL (C/. Peñuelas 41 - Metro: Embajadores y Delicias) Intervienen Miquel Amorós, autor del libro; José Luis Carretero y Antonio Perez. Presentado y moderado por la FAL y Ana Muina, de La Linterna Sorda

El tímido aperturismo universitario del franquismo, durante la década de 1960, provocó la emergencia de un pronunciamiento estudiantil cuyas pulsiones rebeldes eran similares a las que estremecían entonces al mundo capitalista.

Los recintos de Berkeley, Tokio, México o París, más allá de las reivindicaciones sobre el funcionamiento de la institución universitaria, mostraban el frontal rechazo al proyecto de modernización del capitalismo y a la función que le era destinada a la Universidad. El campus de Madrid no fue una excepción y, en el seno de unas protestas que culminaron con el Estado de Excepción de 1969, destacaría un grupo activista conocido como los 'Ácratas', cuya decidida intervención haría girar con más virulencia el torbellino de la revuelta. Si no hubo incendio generalizado no fue por la falta de tesón y profundidad de la apuesta de los 'Ácratas'.

Conviene resaltar el alcance del magisterio de una figura singular como la de Agustín García Calvo durante aquel particular periodo que culminó en el año sublime de 1968, cuando la revuelta universitaria arruinó tanto el cambio tecnocrático de la dictadura franquista como los planes pactistas de la oposición.

En este libro, valioso e inédito, Miquel Amorós pone nombres y caras al grupo de los 'Ácratas'. En los últimos años, el autor ha ido conversando con la mayoría de sus protagonistas y, ahora, se revelan sus testimonios orales de primera mano, nunca antes publicados".

Más información: https://fal.cnt.es/tienda/node/734

¿Qué está pasando en Rojava?

MIGUEL ÁNGEL PÉREZ - SECRETARIO DE EXTERIORES DE CNT

Hemos visto las imágenes mil veces. En las noticias, en las redes, en vídeos virales... Hombres y mujeres jóvenes, con ropa verde o de camuflaje, a menudo sonrientes, a veces con el rostro aparentemente relajado, otras, transfigurado de determinación y coraje, con armas de diferentes calibres, se enfrentan valerosamente, en una encarnizada lucha a muerte, a enjambres de fanáticos que han hecho de su religión el pilar central de una nueva forma de fascismo.

Es verdad. Las milicias armadas kurdas, las Unidades de Protección Popular (YPG) y las Unidades Femeninas de Protección (YPJ) son la cara más visible e icónica de los acontecimientos en Rojava, en el norte de Siria. Merecidamente, sin duda. Sin embargo, son solo un aspecto de un desarrollo mucho más profundo que se está dando en este territorio y en otros cercanos. Porque lo que hay en esta convulsa zona de Oriente Medio es nada menos que una Revolución.

Desde hace varios años, la población local se empeña en hacer realidad un modelo de sociedad radicalmente diferente, según las líneas de una propuesta que se conoce como confederalismo democrático. En un principio maduraron en Rojava, de forma clandestina, estructuras de autogobierno y autogestión, bajo el radar de la dictadura siria. Después, a partir de 2013, éstas pudieron salir a la luz cuando el devenir de la cruenta guerra civil en ese país propició la retirada de las tropas del régimen sirio y de sus representantes. A partir de ese momento, la Revolución fue declarada y abierta. Lo que no quiere decir que su devenir haya sido sencillo, rodeada como está de enemigos de todo tipo. En este contexto, la creación de milicias populares es una imposición de la situación en la que se haya sumida la región. Pero su importancia, innegable, es cuando menos equiparable al desarrollo de estructuras de autogestión y otros fenómenos similares, que a menudo reciben menos atención. Probablemente, el gran impacto mediático que ha tenido el aspecto bélico del movimiento responde más a la necesidad de las sociedades occidentales de consumir continuamente imágenes espectaculares que a otra cosa. Pero tras el ruido de los combates, en la penumbra, el bosque crece, silencioso, sin un suspiro. También en otras zonas limítrofes al norte de Siria, en las que la población local ha organizado estructuras de autogobierno similares, de forma autónoma.

No hay espacio aquí para entrar a detallar los principios del confederalismo democrático, ni los múltiples aspectos que se pueden considerar de su realización práctica (económicos, sociales, políticos, ecológicos, feministas…). Pero sí que hay dos elementos que merece la pena tener en cuenta. El primero es que constituye una contribución por derecho propio al acervo de las ideas y prácticas libertarias y revolucionarias en general. El segundo es que reducirlo al movimiento de liberación kurdo, o equipararlo con este, es caer en un análisis simplista.

Desde el punto de vista ideológico, el confederalismo democrático se reconoce inspirado en una tradición de pensamiento revolucionario y anarquista. Es de sobra conocida la historia de cómo las obras del libertario estadounidense Murray Bookchin sirvieron de inspiración a Abdullah Öcalán en la formulación de este planteamiento . A través de este vínculo, las experiencias actuales de autogobierno y autogestión en las zonas de desarrollo del confederalismo democrático se enlazan de forma directa con la Revolución Española de 1936, con CNT, y aún más, con toda la tradición de pensamiento anarquista anterior, desde mediados del siglo XIX. Pero en absoluto se trata por ello de un simple remedo. Por el contrario, formula una serie de planteamientos que no están presentes en otros modelos libertarios anteriores, o por lo menos no de la misma manera. Al hacerlo así, actualiza la propuesta anarquista, en la teoría y en la práctica, a la realidad de un planeta globalizado y al borde del colapso ecológico.

El confederalismo democrático se propone tres ejes centrales: el rechazo de la nación-estado, el ecologismo y la liberación de las mujeres. Se puede argumentar que estos vienen determinados en demasía por la realidad concreta del contexto cultural y territorial al que se dirigen. ¿Se podría considerar que, en otros ámbitos y ante otras realidades, sería necesario completarlos? ¿Por ejemplo, añadiendo la igualdad racial o la lucha de clases? Sin duda, los tres aspectos mencionados no agotan la crítica anarquista al poder o a la autoridad, que se puede desarrollar en múltiples direcciones. También se podría discutir si cualquier otro elemento añadido es derivable de los pilares centrales propuestos, o no. Pero este tipo de debates no nos llevan muy lejos. Sea como sea, nada de ello resta mérito a la intencionalidad práctica que anima al confederalismo democrático. Al contrario, nos recuerda que las ideas anarquistas y libertarias no son castillos en el aire, sino herramientas de la que se dotan las personas y los movimientos para analizar su realidad social, cultural, política y económica y abordar su transformación. Como el anarcosindicalismo. En este sentido, puede que el confederalismo democrático no sea un modelo completo aplicable, como un calco, a todos los contextos. Es tarea de cada cual apropiárselo y añadir lo que eche en falta, si es que echa algo en falta. Pero es innegable que como propuesta revolucionaria en un contexto concreto es una aportación de primer orden, de la que se pueden extraer ideas y nociones válidas en general.

Por ejemplo, su crítica a la nación-estado va más allá del tradicional rechazo anarquista al Estado, sin más. Aunque es cierto que muchos pensadores libertarios se han opuesto también al nacionalismo, a nadie se le escapa que nación y nacionalismo son cosas diferentes. En este sentido, a menudo la crítica libertaria de la nación ha sido mucho menos perfilada, centrando sus ataques en el Estado en exclusiva. De ese modo, se ha creado una zona gris, se ha dejado una puerta abierta por la que acabaron por colarse esperpentos como el anarco-nacionalismo, reclamando para sí mismos carta de naturaleza, en base a una supuesta diferencia entre la nación, como estado en ciernes y como “comunidad culturalmente definida”. Como veremos más adelante, hablando precisamente del caso kurdo, esta diferenciación es insostenible, porque la idea de la nación solo puede construirse sobre los mismos mecanismos de base que actúan en la definición del estado.

Por otro lado, el binomio nación-estado actualiza la crítica libertaria a la realidad de un mundo globalizado, en el que la colonización ha adoptado formas muy diferentes de las del imperialismo decimonónico, pero no por ello menos descarnadas. No cabe duda de que las ideas libertarias fueron incapaces, durante las décadas que ocupan la segunda mitad del siglo XX, de apelar a las legiones de desposeídos y desposeídas del mundo, que se hallaban precisamente empeñados y empeñadas en luchas por liberarse del yugo de las metrópolis occidentales. En el período de descolonización que siguió a la Segunda Guerra Mundial, la conquista de un Estado propio se entendía a menudo como la única opción viable y realista para escapar de una dependencia imperialista, extractiva y genocida. Máxime cuando se daba el importantísimo condicionante práctico de la existencia de un bloque socialista dispuesto a apoyar este esfuerzo con armas y dinero, en el marco de la Guerra Fría. No obstante, a menudo esta ambición nacional y estatal escondía la semilla de los posteriores conflictos que han plagado muchos territorios descolonizados.

Frente a estas limitaciones, extender la crítica al binomio nación-estado y no limitarla solo a este último, constituye una herramienta de análisis mucho más potente. El confederalismo democrático, aparte de su evidente deuda con Murray Bookchin, hace suya la noción de Benedict Anderson de que la nación es una comunidad imaginada . Es decir, una agrupación amplia de personas que no se conocen entre sí, pero que se reconocen como partícipes de una misma comunidad en base a características comunes atribuidas a cada integrante, precisamente por serlo de esa comunidad. Evidentemente, este reconocimiento, esta comunidad así definida, solo puede cobrar forma cuando se va más allá y se pasa por encima de las innumerables diferencias de todo tipo que hay -objetivamente- entre dichas personas. Es decir, se decide privilegiar ciertos aspectos unificadores, como el idioma, en detrimento de otros disgregadores, como la clase, por poner un ejemplo. En este sentido, la mera existencia de la nación presupone un rodillo homogeneizador que se pasa por encima de las diferencias de todo tipo que presentan las personas que la integran, para dar lugar a unas fronteras nacionales tan artificialmente definidas como las estatales. Lo cual en última instancia no es diferente del proceso que sigue el estado para crear la figura del ciudadano o ciudadana. Por supuesto el tema es mucho más complejo, pero se puede concluir que la propuesta del confederalismo democrático, de comunidades autogestionadas coexistiendo sobre un territorio, sin reclamar exclusividad alguna sobre éste -ni nacional ni política-estatal-, va más allá del mero rechazo al estado como organización burocrática. Incluye y supera las divisiones por nacionalidades y constituye una opción teóricamente válida y prácticamente operativa. Desde luego, no se puede asegurar que este tipo de análisis hubiese permitido a los movimientos libertarios superar la larga marcha en el desierto que fue la segunda mitad del siglo XX. Tampoco que esta propuesta hubiese podido ser la varita mágica que solucionase la miríada de problemas que han plagado la historia reciente de los pueblos descolonizados. Pero de lo que no cabe duda es de que se trata de un planteamiento consecuentemente revolucionario y libertario por derecho propio, que se puede incorporar en líneas generales al acervo del pensamiento anarquista como una oportuna actualización, también en sentido práctico, de uno de los pilares fundamentales de nuestra idea.

El mejor ejemplo de la veracidad y oportunidad de este planteamiento se halla en el propio movimiento de liberación kurdo. Para comprobarlo, no hay más que echar un vistazo a las diferentes corrientes y tendencias que se dan entre la población de las diferentes regiones del Kurdistán. Es fácil comprobar que su homogeneidad es más que cuestionable. No puedo analizar aquí aspectos lingüísticos o culturales, que no conozco. Pero las diferencias políticas e ideológicas son evidentes y suficientes por sí mismas. Para empezar, el ejemplo más paradigmático de afirmación nacional kurda es la iniciativa estatista, capitalista y en absoluto revolucionaria de la Región Autónoma del Kurdistán en el norte de Iraq. Construida bajo la égida del PDK (Partido Democrático del Kurdistán), ha buscado conseguir rápidamente todas las características propias de un estado, incluida una burocracia propia, una política exterior y un ejército -los conocidos peshmergas-. Desde luego, y a pesar de todas las críticas que se le puedan hacer, nadie niega que supone un importante avance para la población kurda de la zona, con respecto a las masacres y a los ataques genocidas con armas químicas que llevó a cabo el régimen de Saddam Hussein en la década de 1980. Pero dicho esto, lo cierto es que ni siquiera dentro de este campo tan acotado se puede hablar de unidad de la nación kurda. Esta Región Autónoma ya superó un enfrentamiento civil interno a partir de 1994 (entre el PDK y la UPK, Unión Patriótica del Kurdistán), que dejó varios miles de muertos, y de nuevo se escucharon tambores de guerra después del referéndum por la independencia de 2017.

Como estado embrionario, la Región Autónoma busca defender sus intereses a través de una política exterior propia. Una prioridad en este sentido es la alianza con Turquía y la supresión de las facciones revolucionarias kurdas, hacia las que no muestra simpatía alguna. A raíz de ello, permite la presencia permanente de un destacamento militar turco en su territorio (lo que ha causado fricciones con el gobierno central iraquí) y las incursiones aéreas y ataques de la aviación de aquel país contra las bases de la guerrilla kurda en las montañas de Qandil, cerca de la frontera con Irán. Además, es una pieza fundamental en el embargo económico que asfixia a la Revolución en Rojava. No cabe duda de que la liberación nacional, por sí misma, no tiene nada de revolucionaria.
Más allá de esta zona geográfica, podemos encontrar escenarios similares, o incluso peores. Por ejemplo, es de sobra conocido que el ejército de Turquía ha reprimido sangrientamente a todas las facciones revolucionarias en las regiones de mayoría kurda del sureste de ese país. Estos ataques han dejado miles de muertos y a menudo han atrapado a la población civil -término impreciso en este contexto, pero que uso por conveniencia- de la zona. A pesar de ello, hay una parte de la población kurda en Turquía que apoya a Erdogan. Sin duda, este porcentaje es menor de lo que los voceros del gobierno turco nos querrían hacer creer, pero no por ello es inexistente. Se puede comprobar, por ejemplo, en los resultados del referéndum constitucional de 2017 y en las elecciones de 2018, en los que este apoyo es evidente.

Aunque sin duda, el caso más sangrante debe ser el del Batallón Salah al-Din, que reunía a los islamistas kurdos que se habían unido voluntariamente al Daesh (Estados Islámico) y que participaron activamente en los combates en la región, además de editar abundante propaganda en idioma kurdo dirigida a reclutar nuevos combatientes . Aunque hay que reconocer que estos casos extremos no pasaron nunca de constituir una pequeña minoría, su relevancia en ocasiones ha sido importante. Por ejemplo, parece probado que los autores de los atentados suicidas de Suruc y Ankara, en 2015, que dejaron un total de 142 personas muertas y cientos de heridas, dirigidos contra organizaciones progresistas, laicas y pacifistas en Turquía, eran kurdos reclutados por Daesh.

A la inversa, aunque es innegable que la columna vertebral de la Revolución confederalista democrática es la población kurda de Oriente Medio, no lo es menos que las iniciativas de autogobierno y autogestión han conseguido un apoyo apreciable entre otros grupos étnicos y culturales de la región. Por ello, se han dado pasos sobre el terreno para articular de manera más eficaz la cooperación entre los diferentes participantes. Por ejemplo, en octubre de 2015 se fundaron las Fuerzas Democráticas de Siria (FDS), para reunir a las diferentes milicias que combatían a los islamistas en la zona. Las conocidas YPG e YPJ se integraron en las FDS y, aunque en un principio eran mayoritarias en su seno (en torno a un 70% de los efectivos), las constantes adhesiones de unidades árabes, turcomanas y siríacas han reducido mucho este predominio. También en un ámbito estrictamente político, se adoptó la denominación de Federación Democrática del Norte de Siria, más inclusivo, frente al de Rojava, que es una palabra kurda.

El punto hasta el que el proyecto del federalismo democrático ha sido asumido por la población no kurda de la zona es objeto de un encendido debate. Abundan los ejemplos y argumentos a favor y en contra. No cabe duda de que es un tema importante, porque precisamente lo que propone el modelo es un sistema que facilite la convivencia de una población étnica, cultural y religiosamente diversa en un territorio, más allá de las barreras de nación y estado. No obstante, más allá de constatar que existen multitud de condicionantes previos que pueden facilitar o dificultar la integración de un sector determinado de la población en el proyecto, es un debate que no se puede resolver aquí. En buena medida, también, porque solo se puede dirimir de forma práctica, sobre el terreno.

Lo que se puede concluir de los párrafos anteriores es que no hay motivo alguno para equiparar o reducir el confederalismo democrático con el movimiento de liberación kurdo. Ni son todos los que están, ni están todos los que son. En todo caso, con lo dicho hasta el momento, queda suficientemente demostrado que se trata de un propuesta revolucionaria y libertaria por derecho propio, cuya relevancia va más allá de un contexto determinado y que hace aportaciones de validez general para cualquier planteamiento que se proponga la transformación en profundidad de una realidad social determinada. Lamentablemente, por motivos de espacio y de coyuntura no puedo analizar aquí los otros dos pilares del confederalismo democrático, la ecología y la liberación de las mujeres. Pero es fácil intuir que ambos contienen el germen de aportaciones similares, igualmente relevantes y oportunas.

CNT se define como una organización revolucionaria. Nuestro objetivo es la implantación del comunismo libertario y nuestra herramienta es el anarcosindicalismo. Así se viene afirmando congreso tras congreso, sin vacilar, incluido el más reciente de Zaragoza, en diciembre de 2015. Precisamente, el potente desarrollo de un sindicalismo de ruptura no es sino un paso previo y necesario para avanzar en la consecución de nuestras finalidades. En este momento, a nivel global, es difícil encontrar iniciativas prácticas de transformación social, más allá del propio caso del confederalismo democrático. Aunque no falta quien vocifera en las redes sociales, lo cierto es que no hay una alternativa consecuentemente revolucionaria y capaz. Ante este panorama, la construcción del movimiento revolucionario en sí mismo y el desarrollo de sus herramientas prácticas es la tarea que debemos enfrentar quienes entendemos que es necesaria una profunda transformación social de las estructuras del sistema actual, a todos los niveles. Hacer declaraciones maximalistas en ausencia de un proyecto y de un agente que las lleve a cabo es inconsecuente. Ahora mismo, lo revolucionario en nuestro contexto es, y no puede ser de otra manera, construir movimiento, asentar bases y desarrollar herramientas.

Sin duda, parte de esta construcción es el establecimiento de lazos y relaciones de trabajo con proyectos afines. Ya hemos visto que el confederalismo democrático es revolucionario y libertario y que supera la cuestión nacional para ser una propuesta general y amplia. Es en este aspecto que se da una innegable convergencia con nuestros postulados y nuestras finalidades. Por todo ello, como organización consecuentemente revolucionaria, CNT no puede sino expresar su admiración y manifestar su más absoluta solidaridad con quienes defienden el proyecto del confederalismo democrático, en Rojava y en otras partes de Oriente Medio. Máxime cuando sabemos que su defensa frente a las hordas fascistas de DAESH o contra la agresión turca ha costado innumerables vidas. Cuando miles de compañeros y compañeras se empeñan cada día en construir estructuras de autogestión sobre el terreno, en unas condiciones de bloqueo y embargo muy difíciles. Cuando la comunidad internacional parece estar a punto de abandonarles a su suerte frente a un ejército invasor. No cabe duda de que nuestra solidaridad no será sino una gota en el océano de unas necesidades infinitas. Pero que no se diga que no nos hemos volcado con ello, hasta la medida de nuestras posibilidades. Es importante para los compañeros y las compañeras de la zona, pero, tal vez, aún más para nosotras mismas.

En este sentido, a través del SOV de Hospitalet, se ha tramitado la propuesta de la Comuna Internacionalista de contribuir a la campaña de reforestación en Rojava. Como organización confederal, no nos cabe sino ponernos a disposición de los compañeros y compañeras sobre el terreno y aportar nuestra solidaridad allí donde nos indiquen. Por ello, desde la Secretaría de Exteriores animamos a toda la afiliación y a los sindicatos a hacer nuestro mejor esfuerzo para apoyar esta ilusionante iniciativa. Para que el bosque siga creciendo, en silencio, pero con fuerza imparable.

[Villaverde] ¡Las camareras de piso de Hostalcarria nos ponemos en huelga!

¡SIN NOSOTRAS NO HAY HOTEL!
Pese a que el turismo es uno de los principales sectores de la economía de este país (aportando casi 180.000 millones de euros anuales, un 15% del PIB), las condiciones laborales de quienes lo sustentan son cada vez peores. No es casualidad que dentro del sector, las que nos llevemos la palma seamos las mujeres. Y es que la limpieza es una labor feminizada y por tanto, menos valorada social y económicamente en la sociedad patriarcal en la que vivimos.

Las condiciones laborales que sufrimos en los hoteles de la empresa Hostalcarria (Inter Plaza Mayor e Inter Puerta del Sol) son:
- Instalaciones en mal estado: serias humedades, peligro de derrumbes, plagas de insectos…
- Carga de material de trabajo pesado sin los medios adecuados, con el consiguiente riesgo de enfermedades laborales que ni siquiera están reconocidas.
- Falta de las medidas de seguridad más básicas en el manejo de productos químicos peligrosos.
- Falta de reconocimiento de nuestras categorías laborales.
- Falta de reconocimiento en contrato de las horas reales de trabajo.
- Horas extras obligadas y no remuneradas.
- Cotizaciones a la Seguridad Social por debajo de lo realmente trabajado.
- Amenaza de represalias si no firmamos unas hojas en blanco, con las que poder justificar sus tejemanejes o despedirnos con mayor facilidad y más barato todavía.
Por todo esto y por que estamos hartas del nivel de explotación y precariedad al que estamos sometidas en nuestro trabajo, decidimos organizarnos en CNT. Conocíamos de primera mano el proceso de nuestras compañeras del Hotel Exe de Getafe y confiamos en el sindicato como la mejor herramienta para cambiar nuestra situación. Así, nos constituimos como sección sindical hace algunas semanas y empezamos a acumular pruebas de todas las irregularidades de la empresa.
En los últimos días, la empresa no sólo no se ha dignado a reconocernos (vulnerando así el derecho fundamental a organizarse sindicalmente) sino que ha apostado por empeorar aún más nuestras condiciones:
Reduciéndonos aún más las horas de cotización a la Seguridad Social hasta niveles ridículos (¡9 horas semanales!), lo que además de suponer un fraude muy grave a las arcas públicas, nos deja un paro ridículo en caso de despido.
Planteando una externalización del servicio de limpieza con la que no estamos de acuerdo. Las camareras de piso realizamos un trabajo imprescindible para que el establecimiento funcione, y es que… ¡sin nosotras no hay hotel!
Notificándonos el despido de toda la plantilla de camareras de piso del hotel Inter Plaza Mayor por el proceso de externalización para final de mes. Le recordamos a la dirección que estos despidos son ilegales, puesto que están obligados a subrogarnos manteniendo derechos y condiciones, es decir, que nos pague quien nos pague, ¡del hotel no nos movemos!
Viendo la facilidad con la que Hostalcarria defrauda y comete ilegalidades, no dudamos en que la empresa termine ejecutando unos despidos que serán declarados nulos por vía judicial. Pero es que el trabajo, si no goza de una dignidad y unos derechos, se convierte en esclavitud. Y estamos hartas de ser esclavas, de cambiar de “dueño” y de que no mejoren las cosas. Nosotras decidimos plantarnos y luchar por lo que nos intentan quitar: la dignidad, la salud y nuestra independencia económica. Así que lo decimos alto y claro: no tenemos miedo, hace ya tiempo que lo perdimos. Son ellos los que lo tienen y por eso reaccionan a la desesperada.
Hacemos un llamamiento solidario y sororo a todos los colectivos transfeministas, a todas esas mujeres precarias, esclavizadas por la alianza entre heteropatriarcado y capital, pero cada vez más organizadas y empoderadas, para que en la medida de sus posibilidades apoyen nuestra lucha, que es la de todas.
Sabemos que en la unión está la fuerza y estamos convencidas de que juntas, sí se puede cambiar la situación en nuestro sector. Contamos con una defensa jurídica sólida y con el apoyo de nuestro sindicato, la CNT. Por todo esto, decidimos pasar a la ofensiva y ponernos en huelga desde este miércoles 24 en los hoteles de la empresa Hostalcarria. ¡Contamos con tu apoyo!

¡Viva la huelga, viva la CNT!
¡Viva la lucha de la obrera, viva el feminismo de clase!

Sección sindical Hostalcarria
Federación Comarcal Sur

Presentación campaña apoyo Rojava

Como toda persona con sensibilidad revolucionaria, nos vimos interesados y emocionados por la épica lucha del pueblo Kurdo contra el Estado Islámico. Por un lado, por ser una lucha de pura supervivencia contra un enemigo superior, dictatorial y cruel, en la que además se daba una verdadera revolución en la lucha feminista en el contexto de Oriente Medio. Las mujeres llevan un peso absolutamente importante en la lucha a la vez que reclaman y obtienen un papel protagonista en la organización y gestión de la sociedad. Por otro lado, por ser de las pocas experiencias en la actualidad que se inspiran directamente en las ideas libertarias. Resulta impactante que en Rojava recuerden habitualmente la experiencia revolucionaria de 1936 en Catalunya y en Aragón en comunicados y redes sociales.

Analizar y estudiar lo que está sucediendo en Rojava es importante, porque puede servir para analizar nuestras propias ideas y proyectos. En general, nos deberíamos acostumbrar a analizar la realidad que nos rodea y encontrar puntos de apoyo a nuestras ideas de cambio social. Pero también es importante observar el mundo globalizado en el que vivimos, aunque no nos quede tan cerca en la distancia.

La experiencia revolucionaria en Rojava es importante para los y las anarcosindicalistas por diversos motivos. En primer lugar, porque nos vuelve a plantear la necesidad de fortalecer los lazos y la coordinación a nivel mundial para poder practicar la solidaridad internacionalista, de la que solemos hacer gala en los discursos, pero que es algo más compleja de practicar en el terreno. Estamos acostumbrados a tener relación en el ámbito europeo, pero ¿qué sucede en el resto del globo? Es muy importante apoyar cualquier causa por la libertad que sea compatible con nuestras ideas. El apoyo, además de moral y discursivo, debe concretarse de alguna forma. ¿Qué somos capaces de aportar a las luchas afines con las que podemos tener puntos en común?

En segundo lugar, tenemos la crucial cuestión de la geopolítica y la geoestrategia. ¿Cómo influyen los diversos intereses de las potencias del mundo globalizado cuando se topan con un proyecto revolucionario como el de Rojava? En el contexto de la guerra en Siria y el consiguiente choque entre las potencias mundiales, nos encontramos un caso muy extremo de esto. Pero, siendo realistas, aspirar a gestionar la economía en cualquier rincón del mundo, respetando o no fronteras nacionales-tradicionales-estatales nos debe poner en situación de ser capaces de gestionar esa circunstancia. Y lo que pasa en Rojava es un interesantísimo -y dramático- ejemplo de esto.

Y, en tercer lugar, como anarquistas estamos en contra del capitalismo y la explotación que perpetúa, no solo contra las personas, sino también la tierra. En el sur global, sobre todo, sus prácticas destructivas han causado hambrunas, sequías y crisis. Concretamente en Rojava, el régimen del partido Baaz promovió la deforestación, los monocultivos y el uso excesivo de productos químicos y combustibles fósiles durante años. Evidentemente, estas prácticas dañaron mucho a la tierra, el agua y el aire de la región, y a su vez dañaron la calidad de vida de la gente. En respuesta, los revolucionarios de Rojava creen que la ecología, junto al feminismo y la democracia radical, tiene que ser un pilar en la sociedad revolucionaria. Por eso, campañas como Make Rojava Green again, que trabajan para la reforestación, eliminación responsable de residuos y la educación de la población sobre la ecología son importantísimos. En las palabras de la campaña: “hay que defender a la tierra o” – literalmente – “no habrá lugar para la revolución”.

En definitiva, pensamos que apoyar a Rojava es apoyar el desarrollo de la teoría y la práctica revolucionarias. Y de manera muy destacada pensamos que es importante ayudar a la reconstrucción, después de la terrible guerra que lo ha arrasado todo (de hecho, aún continúa), de los años de políticas explotadoras del régimen del partido Baaz y, ahora, de las maniobras agresivas del estado turco. Por eso pensamos que es importante apoyar y difundir proyectos como los de Make Rojava Green Again u otros que puedan existir en Rojava, encaminados a reconstruir la sociedad bajo principios inspirados en las ideas libertarias.

CNT Hospitalet

Cuenta de CNT para aportaciones IBAN: ES25 3183 4800 5300 0121 9007
Arquia
Referencia: "Make Rojava Green Again" u otra similar

Más información sobre el confederalismo democrático, la campaña Make Rojava Green Again o la Comuna Internacionalista:

Make Rojava Green Again

Apoyo a la revolución ecológica en el norte de Siria Comuna Internacionalista de Rojava
Presentación de la campaña, en cooperación con el autogobierno democrático del norte de Siria

Han transcurrido cinco años desde el inicio de la Revolución en Rojava. Comenzando con la heroica resistencia de Kobane, las YPG/YPJ han obligado a las bandas fascistas de DAESH (Estado Islámico) a retirarse, una vez tras otra. Al mismo tiempo, los habitantes y las habitantes de Rojava han resistido con éxito todos los intentos hegemónicos de pervertir la revolución. Influido y conformado por las ideas de Abdullah Öcalan y por la lucha del movimiento de liberación kurdo, el de Rojava es un proyecto revolucionario que busca enfrentarse a la modernidad capitalista a través de la liberación de la mujer, la ecología y la democracia radical. A pesar de los continuos éxitos de la Revolución en Rojava, la población de la zona sigue viviendo bajo presión: la guerra contra DAESH, los ataques terroristas diarios por parte del estado turco y el embargo económico son obstáculos a la construcción de una nueva sociedad. Frente a esta situación, Rojava requiere apoyo internacional más que nunca.

La Comuna Internacionalista – aprender, apoyar, organizar

Durante los últimos años, nosotros y nosotras, internacionalistas de todo el planeta, venimos trabajando en muchos aspectos de la Revolución en Rojava. Animados y animadas por el punto de vista revolucionario del movimiento de liberación kurdo, hemos venido a aprender, a apoyar y a contribuir al desarrollo de los proyectos existentes. Nuestro objetivo es organizar una nueva generación de internacionalistas, que se enfrenten a la modernidad capitalista. Con el apoyo del movimiento juvenil de Rojava (YCR/YJC) fundamos la Comuna Internacionalista de Rojava a principios de 2017. Hasta el día de hoy, nuestros proyectos incluyen la organización de actividades educativas, delegaciones, cursos de idiomas y la construcción de la primera academia civil para internacionalistas en Rojava.

Un pilar de la Revolución: la ecología

Un pueblo alienado de la naturaleza lo está también de sí mismo. Se vuelve autodestructivo. Ningún sistema ha mostrado esto de forma tan clara como la modernidad capitalista. La destrucción del medio ambiente y las crisis ecológicas se dan la mano con la opresión y la explotación de las personas. La irresponsable mentalidad de la obtención del mayor beneficio económico posible ha llevado a nuestro planeta al borde del precipicio y ha sumido a la humanidad en una espiral de guerra, hambre y crisis social. Por todo ello, el desarrollo de una sociedad ecológica es uno de los pilares de la Revolución en Rojava, junto con la liberación de la mujer y la democratización completa de todos los aspectos de la vida. Va más allá de la protección de la naturaleza, de poner coto al daño que se le inflige. Se trata de recuperar el equilibrio entre las personas y la naturaleza. Se trata de una “unificación renovada, consciente e informada hacia una sociedad natural y orgánica”. (Abdullah Öcalan).

Los resultados de la mentalidad capitalista y de la violencia estatal contra el medio ambiente son fácilmente visibles en Rojava: el régimen del Partido Baath no tuvo nunca, ni tiene ahora, interés en el desarrollo de una sociedad ecológica en Siria. Por el contrario, se ha centrado siempre en la explotación máxima de los recursos y en lograr la mayor producción agrícola posible, a costa del medio ambiente, especialmente en el colonizado Kurdistán Occidental. Solo la desforestación sistemática hizo posibles los monocultivos: trigo en el Cantón (Provincia) de Cizire, olivos en el de Afrin y una combinación de ambos en el de Kobani. Así, se alteró el paisaje de Rojava. Se prohibió durante muchas décadas que se plantasen frutales u hortalizas y, a través de una política represiva y de un subdesarrollo premeditado, se incentivó que la población local emigrase a ciudades cercanas, como Alepo, Raqqa y Homs, para servir de fuerza de trabajo barata. La producción y el uso de energía (basada en los combustibles fósiles), las políticas irracionales de gestión de residuos y la dependencia despreocupada de agroquímicos, han dañado el suelo, el aire y el agua. Pero la Revolución y el pueblo de Rojava luchan no solo contra la herencia eco-política del régimen del Partido Baath, sino también contra la omnipresente y gravísima amenaza que suponen las políticas hostiles del estado turco. Más allá de los ataques militares, de la posibilidad constante de invasión y del embargo económico, se enfrentan además a los problemas que genera la construcción, por parte del gobierno de Turquía, de embalses y pantanos en el ocupado Kurdistán Norte y el uso incontrolado de los acuíferos para la agricultura de aquel país. Esta extracción agresiva reduce el caudal de los ríos en Rojava y rebaja el nivel freático de toda la región. El gobierno turco está cerrando el grifo en Rojava de forma sistemática.

Entre la guerra y el embargo – la recuperación ecológica en Rojava

Los intentos de los regímenes turco y sirio de ahogar la Revolución de Rojava, mediante ataques militares, políticos y económicos; la guerra contra el DAESH y el embargo económico, apoyado por el KDP de Kurdistán del Sur, han creado una situación muy difícil para el desarrollo de proyectos ecológicos en Rojava. En la actualidad, se han iniciado muchos: de reforestación, para la creación de reservas naturales o para la gestión ecológica de residuos. Sin embargo, la infraestructura de la Autoadministración Democrática se halla en una situación material muy compleja, lo que hace que todos estos objetivos sean todavía más difíciles de lograr. Los proyectos de la mayoría de comités regionales están aún en sus primeras etapas de propuesta y planificación. La revolución ecológica, dentro de la más amplia Revolución, está todavía en pañales. Se echa de menos una conciencia ecológica entre buena parte de la población y faltan los conocimientos prácticos, la tecnología necesaria y la solidaridad internacional.

Nosotros y nosotras, la Comuna Internacionalista de Rojava, queremos hacer nuestro aporte a la revolución ecológica en el norte de Siria. Para ello, hemos lanzado la campaña "Make Rojava Green Again" (Hagamos que Rojava sea verde otra vez), en conjunto con el Cantón de Cizire. El proyecto tiene tres objetivos:

  1. Desarrollar la Academia Internacionalista en torno a una ética ecologista, para que pueda servir como ejemplo práctico para otros proyectos y conceptos similares de cara al conjunto de la sociedad. La academia promoverá la educación de los internacionalistas y de la población de Rojava en general para reforzar la conciencia y el conocimiento medioambientales, animando a la construcción de una sociedad ecológica.
  2. Sumarse al trabajo en proyectos ecológicos de reforestación y crear un vivero cooperativo para planteles de árboles en el seno de la Academia Internacionalista.
  3. Apoyar materialmente los proyectos ecológicos existentes y futuros de la Autoadministración Democrática. Esto incluye compartir los conocimientos de activistas, científicos y expertos con los comités y estructuras locales de Rojava, desarrollando un proyecto a largo plazo para una Federación del Norte de Siria ecológica.



Los dos primeros pasos concretos de la campaña “Make Rojava Green Again" son:

  • Aplicación práctica del concepto de vida ecológica en la Academia Internacionalista, lo que incluye la creación de un vivero en el seno de la misma. En la primavera de 2018 se plantarán 2.000 árboles en el terreno de la Academia y 50.000 planteles en el vivero.
  • Apoyar práctica y económicamente al Comité de Conservación de la Naturaleza en la reforestación de la Reserva Natural de Hayaka, cerca de la ciudad de Derik, en el Cantón de Cizire. A lo largo de los próximos cinco años queremos plantar más de 50.000 árboles en las orillas del lago Sefan.



El trabajo colectivo del vivero será también parte de la educación en la Academia Internacionalista, a la vez que una expresión concreta de solidaridad con las comunas, instituciones y estructuras de la población.

Hay varias maneras de apoyar la campaña ‘Make Rojava Green Again’, el trabajo ecológico en Rojava y la Revolución en el norte de Siria:

  • Compartir la campaña con activistas, científicos y expertos en las áreas de agricultura ecológica, silvicultura, gestión de recursos hídricos y producción sostenible de energía.
  • Ponerse en contacto y establecer lazos con activistas, periodistas, expertos y otros a los que pueda interesar esta campaña.
  • Escribir, publicar y difundir artículos y entrevistas sobre la campaña.
  • Compartir esta información con familiares, amigos y conocidos. Que corra la voz de la pujante revolución ecológica en Rojava.
  • Establecer lazos entre personas, grupos y organizaciones y la Comuna Internacionalista de Rojava.
  • Apoyar económicamente la campaña.



Contacto:
Correo: makerojavagreenagain@riseup.net
Web: www.internationalistcommune.com
Facebook: facebook.com/CommuneInt
Twiter: twitter.com/CommuneInt

Cuenta de CNT para aportaciones IBAN: ES25 3183 4800 5300 0121 9007
Arquia
Referencia: "Make Rojava Green Again" u otra similar


[Zaragoza] Se desconvoca la huelga en Alumalsa al aceptarse todas las exigencias de la sección sindical de la CNT y el comité de empresa

Ayer, 9 de octubre, en el marco de las negociaciones en el SAMA que venían manteniéndose entre el comité de huelga y la dirección de Alumalsa, se alcanzó un acuerdo que pone fin al conflicto declarado, desconvocándose así la huelga indefinida que se había planteado la semana pasada y que debía comenzar el 14 de octubre a las 6:00 de la mañana, de la que ya informamos el pasado día 4.
El acuerdo se produjo durante la tarde, al ceder la empresa y firmar un pacto que recoge todas las exigencias que habían planteado los trabajadores/as en la última oferta que presentaron a la dirección en septiembre, respecto a la cual se había anunciado por parte de la plantilla y sus representantes que decaía en el momento en que llegase la huelga. Desde la CNT valoramos especialmente que la plantilla, con su unidad y con los precedentes de la huelga de 2015, se haya hecho respetar lo bastante como para que la empresa entendiese que estaba ante una situación que debía aceptar íntegramente, produciendo este resultado.

El acuerdo, en resumen, recoge lo siguiente:
- Vigencia del convenio: 2018, 2019 y 2020.
- Incremento salarial consolidable: Se establece una subida en dos segmentos, uno lineal de 250 euros anuales para cada año de vigencia por cada trabajador/a (750 para toda la vigencia por cada trabajador/a), más otro porcentual inverso: además de los 250 euros anuales que recibirá toda la plantilla, se suben los salarios un 1,6% con carácter general, un 1,8% para la categoría de nuevo ingreso C, un 2% para la categoría de nuevo ingreso B, y un 2,2% para la categoría de nuevo ingreso A. Así pues, las personas sujetas a escalas salariales serán las que más reforzados vean sus salarios, evitando con esto los efectos de las subidas porcentuales al uso, que lejos de reducir, aumentan las diferencias salariales entre trabajadores/as.
- Personal de fundición: Se pasa a abonar el plus de fundición para el personal de las categorías de nuevo ingreso A, B y C (las personas sujetas a escala salarial) que pertenezcan a la sección de fundición, siendo dicho plus superior al plus general que hasta ahora venían cobrando, con lo que los salarios de las personas afectadas se refuerzan también por esta vía.
- Domingos y festivos: Se incrementa el precio/hora trabajado en domingos y festivos por el 4º turno en un 25% respecto al salario de referencia, reforzando con ello a otro sector de la plantilla que también lo necesitaba: el de quienes trabajan los fines de semana y festivos, cuando el resto descansa.
- Además, se mantiene la jornada laboral alcanzada en el convenio de 2015, se incrementa a 1200 euros (o parte proporcional que corresponda) el anticipo de final de mes, se garantiza la actualización de salarios al IPC real en caso de que las subidas pactadas fuesen inferiores a dicho índice, y se acuerdan una serie de mejoras sociales (apoyo a la contratación indefinida y la jubilación parcial, mantenimiento del turno fijo de noche voluntario, reducción del preaviso de solicitud de días de exceso de jornada, acumulación del permiso de lactancia en los términos del convenio del metal de Zaragoza, lavado de ropa a cargo de la empresa, etc.

Concluyendo, se trata de un acuerdo que camina en la buena dirección, hacia un objetivo fundamental que la plantilla y la CNT comparten: que se llegue a aplicar el principio de “a igual trabajo, igual salario”, y en consecuencia sigan disminuyendo las diferencias entre las escalas salariales hasta su desaparición completa. En este convenio, la unión de todos los trabajadores/as ha conseguido que los mayores aumentos salariales en términos absolutos sean para los salarios más bajos, lo cual es una victoria sin ninguna duda. En los que vengan en el futuro, sepa la empresa y quienes lean este comunicado que tanto la plantilla como la sección sindical de la CNT continuarán luchando por estrechar la diferencia hasta eliminarla, del mismo modo que se mantendrán los esfuerzos por seguir beneficiando a los trabajadores/as con peores condiciones de la empresa.

Solidaridad internacional con Jorge y Pablo

Las muestras de solidaridad internacional con la represión hacia los compañeros Jorge y Pablo se multiplican por todo el globo. Ejemplo de ello son los apoyos de otras organizaciones hermanas, como la FOB brasileña o la FORA argentina.

Pasamos los enlaces: - Federação de Organizações Sindicalistas Revolucionárias do Brasil (FOB): https://lutafob.wordpress.com/2018/09/20/espanha-somos-tods-pablo-e-jorge

- Federación Obrera Regional Argentina (FORA) en su revista "Organización Obrera": https://mega.nz/#!VIYRkQwC!dim08zaMdi7OTgHT9JqU5uufjxnoiOWhs8rrXikhLGo

CNT se solidariza con los 23 compañeros y compañeras condenadas a prisión en Brasil por su participación en las protestas de 2013 y 2014.

En junio de 2013 centenares de miles de personas salieron a la calle en todo Brasil. Las protestas se repitieron al año siguiente, en vísperas del Mundial de fútbol de 2014. Lo que en un principio fueron manifestaciones convocadas exclusivamente contra la subida de las tarifas del transporte público, sirvieron pronto para canalizar el malestar popular y el descontento de amplias capas de la población. A menudo, la policía reprimió violentamente las protestas, efectuando centenares de detenciones e hiriendo de bala a decenas de manifestantes.
El pasado mes de julio se dictó sentencia contra 23 de las personas detenidas entonces. Los compañeros de FOB (Federación de Organizaciones Sindicalistas Revolucionarias de Brasil) nos han hecho llegar el siguiente texto al respecto. Desde CNT entendemos que la mejor manera de demostrar nuestra solidaridad en este caso es ayudar a difundir el comunicado de los propios militantes locales. Y, por supuesto, ponernos a su disposición para todo lo que puedan necesitar en su resistencia contra la represión estatal. Al fin y al cabo, nuestra lucha es una, en La Rioja o en Río de Janeiro.

Reproducimos por tanto, sin más, el comunicado de FOB. El original está disponible (en castellano) en el siguiente enlace: https://lutafob.wordpress.com/2018/08/14/no-a-la-condena-de-los-23-campana-de-solidaridad-internacional

La sentencia de los 23 y el avance del Estado Penal Represor
En 17 de julio último fue publicada la sentencia de los 23 militantes políticos perseguidos por participaren de las manifestaciones populares de 2013 y 2014 en Río de Janeiro. El juez Flávio Itabaiana, del Tribunal de Justicia de Río de Janeiro, condenó a la mayoría de ellos a siete años de cárcel. Los crímenes de los que se les acusa son: daño a la propiedad pública y privada, lesión corporal, asociación criminal y corrupción de menores.
Considerándose la conducción autoritaria del juez Itabaiana y el contexto de recrudecimiento del Estado Penal Represor, esta sentencia en primera instancia, infelizmente, ya se esperaba. Por lo tanto, la resistencia al avance del autoritarismo es tarea inmediata.

1. Las manifestaciones populares y la criminalización de las luchas
La criminalización de las formas de lucha y resistencia del pueblo asumieron una nueva etapa en el contexto del Levantamiento Proletario de junio 2013 y en las luchas que le siguieron, como Ocupa Câmara, Ocupa Cabral y Não vai ter Copa [No habrá Mundial]. El Levantamiento Proletario de junio de 2013 contra el reajuste de las tarifas de transportes públicos incorporó otras reivindicaciones, como el derecho a la ciudad; contra la precarización de los servicios públicos, como salud y educación; y contra el desalojo de favelas y ocupaciones populares – llevando a millones de personas a las calles.
Las respuestas del gobernador de Río de Janeiro, Sérgio Cabral, del extinto partido PMDB (hoy MDB), y de la presidenta Dilma/PT fueron la violenta represión y criminalización de las protestas. Cientos de personas fueron presas, incluso quien ni siquiera participaba de las manifestaciones. El número de heridos fue incalculable, y 11 habitantes de la favela de Maré fueron ejecutados por el BOPE [Batallón de operaciones policiales especiales]. Rafael Braga, joven negro habitante de la Vila Cruzeiro, fue preso en el día 20 de junio de 2013, sin haber ni siquiera participado de ninguna manifestación, y sentenciado por “porte de material explosivo”, pero lo que tenía eran productos de limpieza.
Todas estas acciones autoritarias del poder de Estado, como también la prisión y el proceso contra los 23 militantes de Rio de Janeiro en 2014, durante el Mundial de fútbol, se pasaron en el contexto de incremento del aparato jurídico-represivo del Estado en la Era del Partido de los Trabajadores (2003-2016), en la cual hubo la creación de la Fuerza Nacional de Seguridad (2004); la promulgación de la ley Antidrogas (2006); la militarización de las favelas y suburbios, con programas como las UPPs [Unidades de Policía Pacificadora] en Río de Janeiro (2008), las Bases Comunitarias de Seguridad en Bahía (2011) y las Operaciones de Garantía de la Ley y del Orden (GLO), realizadas por las Fuerzas Armadas en las favelas de Río (Alemão en 2011 y Maré en 2014); la promulgación de la ley de Asociación Criminal (2013); y la promulgación de la ley Antiterrorista (2016).
Se puede concluir que los gobiernos del PT han incrementado significativamente el aparato jurídico-represivo estatal, creando todas las condiciones para la aprobación de la ley que transfiere a la Justicia Militar los crímenes cometidos por militares contra civiles durante las acciones de la GLO (2017) y para la intervención militar en Río de Janeiro (2018), ambas medidas tomadas por el actual presidente Temer/MDB.
Estas medidas tienen los siguientes objetivos:
1) ampliar la represión, encarcelamiento y el genocidio de aquellas fracciones proletarias consideradas potencialmente más peligrosas: el pueblo negro y la juventud de las periferias y favelas
2) criminalizar y condenar a todas las formas de lucha y resistencia del pueblo
3) anticipar y reprimir, como medida de contrainsurgencia, nuevos levantes del proletariado marginal.

2. La sentencia de los 23 y la defensa del Estado Penal Represor
El juez Itabaiana explicitó su papel de defensor del Estado Penal Represor burgués. En su sentencia, condenó lo que ha considerado “irrespeto a los Poderes constituidos”. Irrespeto al Poder Judiciario, porque los militantes no habrían cumplido una decisión judicial que los prohibía participar de las manifestaciones. Irrespeto al Poder Ejecutivo, porque habrían enfrentado las fuerzas policiales durante las manifestaciones y porque habrían participado del Ocupa Cabral, movimiento de protesta contra el gobernador criminal de aquel momento, Sérgio Cabral. Por fin, irrespeto al Poder Legislativo porque habrían participado del Ocupa Câmara, movimiento de protesta contra la Câmara de Vereadores (cámara municipal).
Además de condenar a los movimientos de ocupación mencionados, la sentencia también condena a las prácticas de “acción directa” y la táctica del “black bloc”. Si el juez defiende ideológicamente a los “Poderes constituidos”, condena a las formas de protesta, manifestación y resistencia del pueblo.
Las ocupaciones son medios de lucha, de resistencia y de supervivencia consagrados desde hace siglos por el proletariado del campo y de la ciudad en el mundo entero. Pero para la justicia burguesa son amenazas al orden y a los poderes constituidos.
La acción directa es la lucha directa de la clase trabajadora, sin intermediarios, sin representantes, en la cual solamente la clase se hace representar, protagonizando su propia lucha. Pero para el orden y para los poderes constituidos, la acción directa es una gran amenaza, porque es una de las expresiones más legítimas de la lucha de los trabajadores y trabajadoras, hecha por nosotros mismos.
La táctica del bloque negro, o “black bloc”, es una forma específica de autodefensa de las manifestaciones. El pueblo ya ha comprendido que tan solo con ir a la calle y protestar, la represión policíaca llega rápidamente y con mucha violencia. Por eso ha inventado varias formas de autodefenderse, y la táctica del bloque negro es una de ellas. Pero para el orden y para los poderes constituidos, un pueblo que se defiende es un pueblo que no baja la cabeza, y, luego, amenaza al Estado y a la burguesía.
Como se ve, no se trata solamente de una sentencia de 23 individuos, sino de una condena contra el conjunto de medios y formas de lucha históricos del pueblo. Es la condena de las ocupaciones, de las acciones directas, de la autodefensa del bloque negro, del cuestionamiento de los poderes constituidos, en fin, de la rebeldía popular. ¡Para las clases dominantes, luchar es un crimen!

3. Recuperar el legado de junio de 2013 y resistir al Estado Penal y Represor
El levantamiento proletario de junio de 2013 y los movimientos de protesta y huelgas que le siguieron fueron verdaderas amenazas al orden y a los poderes constituidos. El movimiento de masas fue a las calles en todo el país. Protestó en frente a los órganos de poder del Estado burgués. Prefecturas, Cámaras municipales, Palacios de gobierno, Asambleas legislativas, Congreso Nacional fueron cercados por el pueblo. Las manifestaciones de masa, las ocupaciones, las acciones directas, la autodefensa del pueblo negro al lado de las barricadas, son parte de las luchas insurgentes del proletariado. Todo eso estuvo presente en junio de 2013 y, desde entonces, está asombrando a las clases dominantes.
En 2014 los poderosos imaginaron que con la represión y con la Copa del Mundo el pueblo se callaría, pero el grito de revuelta “Não vai ter Copa!” [No va a haber Mundial] tomó las calles. Y al contrario de la expectativa de la clase dominante, el pueblo no se sometió al autoritarismo, recusó el Mundial y todos los mega-eventos.
Por eso, el Estado Penal y Represor recrudeció. Por eso los 23 son hoy condenados. La ampliación del aparato jurídico-represor es una respuesta de contrainsurgencia. La burguesía y sus aliados temen una nueva rebelión popular.
Pero el legado de junio 2013 no fue, ni puede ser apagado. Pues a cada experiencia de revuelta, el pueblo reanima sus luchas, recupera su capacidad de resistencia, renueva sus fuerzas. Si junio de 2013 significó el “irrespeto a los poderes constituidos”, el reavivar de las ocupaciones, la generalización de las acciones directas, la reinvención de la autodefensa, estas y otras formas de rebeldía deben ser revitalizadas para el enfrentamiento al actual Estado Penal y Represor.

¡Viva la lucha y la insurrección popular!
¡Por la absolución de los 23 militantes!
¡Por la libertad y absolución!
¡Osar luchar, osar vencer!

[León] Vestas, manjar de Buitres

El drama social del que en estos días se hacen eco los medios locales y nacionales comenzó mucho antes a estos dos meses de huelga en que los trabajadores decidimos plantarnos frente a las mentiras que Vestas nos ofrecía como futuro.

Decir que el impacto del cierre de la factoría alcanza a 2000 leoneses/as (entre empleo directo e indirecto) es decir muy poco y es hacer un balance final de víctimas de guerra muy pobre. El conflicto viene de lejos, a lo largo del tiempo se nutre y coge vigor alrededor de dos hitos clave dentro de la empresa:

El primero cuando la ETT Manpower comienza a operar dentro de la empresa y poco a poco acaba consolidada como gestora de los recursos humanos dentro de la factoría. A partir de entonces existen dos categorías sociales dentro de fábrica y se marcan diferencias en salarios, derechos y en la continuidad de los proyectos personales. Temporeros con tiempos de abundancia a los que le siguen períodos de carestía y que “complementaban” con el cobro del paro o ahorros… Y todo esto está “muy bien”… pero solo te vale para “tirar una temporada”. La realidad en cambio era y sigue siendo otra… la gran mayoría de todos ellos llegan a liquidar la prestación de desempleo y otros los ahorros trabajando para Vestas. Son años en los que se suceden y encadenan contratos eventuales, en los que se “asalta” al trabajador temporal y las malas condiciones laborales en inferioridad son la norma de la casa para los trabajadores de este tipo (todo dentro de la “normalidad legal” y la falta de firmeza de las centrales sindicales frente a la complicidad entre la autoridad laboral y empresa). La lista de trabajadores que trabajaron aquí y por los que Vestas “paso por encima” es grande y perfectamente podríamos estar hablando de varias centenas de personas.

El segundo momento es cuando Vestas decide establecer dentro de la propia empresa un régimen disciplinario con el que se imponen un elevado número de sanciones y despidos (del 2012 al 2017 se pueden contabilizar más de 60 despidos que la mayoría acabaron siendo improcedentes). Dentro de este plan agresivo contra las personas que trabajábamos allí, también, se intentó acabar con el “problema” de las incapacidades temporales y los derivados de accidentes en el trabajo… Donde la gran mayoría de accidentados acaban en recolocaciones “adaptando” sus puestos de trabajo para poder acceder a ellos incluso con una escayola en cualquiera de los miembros superiores o inferiores. Los accidentes laborales al final se transformaban en simples incidentes, gracias a la capacitación de la Mutua Gallega que nos asiste y la “iniciativa” de algún médico y también la mayoría de los supervisores que animaban a la utilización de la tarjeta médica privada (que los trabajadores indefinidos tenemos como parte del acuerdo interno de empresa) para “agilizar y mejorar el proceso”.

Después de 60 días de conflicto social y sin ningún tipo de avance, otros acontecimientos que transversalmente influyen en el conflicto (y que la masa de los trabajadores desconocíamos) salen a flote. Fruto de las reuniones en la delegación de trabajo entre comité y empresa sabemos que la administración instaba a Vestas a la transformación de cerca de 90 trabajadores eventuales en indefinidos por encadenamiento de contratos y superar además los períodos que la ley establece. Lo que no sabemos muy bien es porque esta decisión administrativa, no cumplió con los plazos fijados desde el momento de la denuncia e intuimos que solamente se hizo pública debido a las circunstancias y las dimensiones que estaban alcanzado nuestro conflicto social.

Ahora y más reciente debido al desplante hacia las administraciones de Vestas, por romper los tiempos de espera y plantar un ERE a los representantes de los trabajadores, fuera de la mesa y sin consultarlo previamente ni con la Junta de Castilla y León, ni con el Gobierno de España, de repente aparece en prensa las cantidades de dos ejercicios fiscales de hace más de diez años (que ascienden a más de 90 millones de euros) que se le reclaman, pero que Vestas alega que tributó en su día a Dinamarca… Desde esta sección sindical si creemos en la causalidad, pero para nada en las casualidades y esperamos que esta deuda, amén de ayudas recibidas para mantenerse aquí (más de 20 millones de euros) y las facilidades para establecerse en el polígono del Ayuntamiento de Villadangos del Páramo, no acabe siendo la moneda de cambio para garantizar empleos y continuar con un chantaje social. A pesar de que ahora sostengan que se van y que la culpa es del anterior ejecutivo.

Para garantizar el empleo de una empresa solvente no tenemos por que seguir aportando todos con nuestros impuestos. En realidad tampoco se genera riqueza para la región pues como bien dicen tributan en otro país (esperemos que en Dinamarca no estén contando una historia parecida). Porque no solamente se llevan producción, el beneficio económico también. Riqueza que acaba en manos de grupos poderosos de inversión, dueños de accionariados en cualquier otra empresa donde el último interés son las personas o la sociedad. Pero no será lo que digamos nosotros aquí, sino lo que las correspondientes administraciones dispongan, pues… al final por parte de los políticos no hay ningún problema en escuchar a la empresa y “saber” cuanto y cómo es lo que Vestas pide para intentar echar atrás el ERE que ya esta sobre la mesa y que nos afectaría a todos los trabajadores de la planta.

En circunstancias así es muy difícil (a nivel personal) seguir pensando en hacer una defensa del empleo. La lógica libertaria no nos permite seguir dando soporte a ninguna empresa de este tipo. Desde nuestra sección sindical tenemos esperanza en que la presente experiencia nos sirva de aprendizaje para intentar cambiar y dar otro color a nuestras vidas. Que después de este habrá otros caminos y que aceptar sobrevivir dentro de entornos donde florece un liberalismo tan salvaje (y en connivencia de muchos trabajadores) da lugar a finales de historia así de tristes. No es tirar la toalla, es oponerse a garantías de empleos que lo único que suponen es una sangría para todos, incluso para el que no trabaja aquí. No sabemos como es el futuro que nos viene, pero desde aquí debemos pelear por lograr transformarlo, cambiar nuestra realidad y acercarse a la utopía sin dejar de caminar.

SALUD Y ANARQUÍA!!!

14-N: un paso atrás, tres pasos adelante

La mañana de este 4 de septiembre, más de cinco años después de ocurridos los supuestos sucesos –y decimos supuestos porque la acusación no ha logrado sustentar sus cargos con pruebas, excepción hecha de los testimonios policiales–, hemos conocido por fin la sentencia por el juicio del 14-N, que condena a nuestros compañeros Jorge y Pablo a unas penas de un año y cuatro años y nueve meses de cárcel, respectivamente.
La noticia ha caído en CNT como un jarro de agua fría, no tanto desde el lado judicial –hay posibilidades de recurso, y no dudéis de que esta malhadada sentencia se recurrirá–, sino desde el moral. Nuestra desconfianza hacia lo que se viene a conocer como Justicia se ha visto confirmada. Y aunque ojalá pudiéramos decir lo contrario de este NO-CASO, vemos reafirmada nuestra posición sobre unas instituciones que si por algo se caracterizan, es por su hostilidad hacia el movimiento obrero.

¿Qué esperamos? Justicia. Pero no un nuevo y agotador proceso donde unos personajes teóricamente neutrales evalúan sobre unas pruebas y testimonios. Lo que queremos es el reconocimiento público de que nuestros dos compañeros fueron inculpados falsamente. La absolución. No creemos en sus palabras y testigos, nosotros y nosotras también estuvimos allí y además hemos visto los vídeos de lo sucedido en aquella manifestación.
Esta sentencia ha sido un paso atrás. Ahora daremos tres adelante, comenzando por la manifestación, convocada por StopRepresionRioja, que este sábado 8 de septiembre, a las 18:30, discurrirá hasta el llamado Palacio de Justicia de Logroño. Nuestra única defensa es que más y más oídos se enteren de esta NO-Justicia.
Os enlazamos al comunicado de respuesta a la sentencia de StopRepresionRioja.

CNT se solidariza con la huelga de trabajadores presos y trabajadoras presas en EEUU del 21 de agosto al 9 de septiembre

El Comité para la Organización de Trabajadores Presos y Trabajadoras Presas (Incarcerated Workers Organizing Committee, IWOC) es una rama de Industrial Workers of the World (IWW) de EEUU y Canadá. Integra a las personas encarceladas que han decidido afiliarse al sindicato como resultado del intenso trabajo de apoyo y organización que desarrolla el Comité. Aproximadamente un tercio de la afiliación a IWW en EEUU está formada por personas presas, a través de IWOC.

El Comité, junto con otras organizaciones abolicionistas y defensoras de los derechos de las personas encarceladas, secunda la convocatoria de huelga nacional de dos semanas en las prisiones estadounidenses, del 21 de agosto al 9 de septiembre. CNT, junto con la recientemente fundada CIT (Confederación Internacional del Trabajo), se solidariza con esta iniciativa, en apoyo a las personas que sufren las condiciones más duras de explotación y privación de derechos.

Los Estados Unidos cuentan con el mayor número de personas encarceladas en el mundo, tanto en términos absolutos como relativos. Pero los presos y las presas, junto con las organizaciones abolicionistas, están desafiando los fundamentos del encarcelamiento. En la última década, ha surgido un movimiento de protesta dentro de estas instituciones. Las acciones en prisión han aumentado en frecuencia, intensidad y coordinación. En septiembre de 2016, se produjo la mayor huelga nacional coordinada de presos y presas en instalaciones de todo el país.

Lo que sigue es un comunicado de prensa publicado en abril de 2018 por Jailhouse Lawyers Speak, que convoca una huelga nacional de dos semanas. Ésta comienza el 21 de agosto, el aniversario del asesinato de George Jackson y se extiende hasta el 9 de septiembre, aniversario de la Rebelión de Prisioneros en Attica en 1971.

El autor de este llamado, Jailhouse Lawyers Speak, es un colectivo nacional de personas encarceladas que lucha por los derechos humanos y proporciona a otras personas en la misma situación acceso a educación legal, recursos y asistencia. Su convocatoria de acción nacional ha recibido el apoyo del Incarcerated Workers Organizing Committee (IWOC) de IWW, así como de varias organizaciones abolicionistas y de defensa de las personas presas de todo el país.
IWOC forma parte de la red externa de apoyo a esta huelga, coordinándose estrechamente con los huelguistas y las huelguistas y siguiendo sus protocolos.

A continuación, reproducimos la convocatoria original de la huelga.

Hay más información disponible (en inglés y en español) en el siguiente enlace: https://iwocoakland.wordpress.com/

HUELGA NACIONAL DE PERSONAS PRESAS

AGOSTO 21 - SEPTIEMBRE 9, 2018

Lanzado abril de 2018 por Jailhouse Lawyers Speak

Hombres presos y mujeres presas en cárceles por todo el país convocan una huelga nacional en respuesta a los disturbios en Lee Correctional Institution, una prisión de máxima seguridad en Carolina del Sur. Siete compañeros perdieron la vida durante un motín desesperado que podría haberse evitado si la prisión no hubiera estado tan abarrotada por la avaricia provocada por el encarcelamiento masivo, y por una falta de respeto por la vida humana que está arraigada en la ideología penal de los Estados Unidos. Estos hombres y mujeres exigen condiciones de vida humanas, acceso a rehabilitación, reforma de sentencias y el fin de la esclavitud moderna.

¡SE ACUERDA CONVOCAR ESTA HUELGA EN TODAS LAS PRISIONES DE E$TADO$ UNIDO$! DEL 21 DE AGOSTO AL 9 DE SEPTIEMBRE DE 2018, HOMBRES Y MUJERES ENCARCELADOS Y ENCARCELADAS DE TODO EL PAÍS PARTICIPARÁN DE LA SIGUIENTE MANERA:

1. Huelga laboral: las personas presas no se presentarán a los trabajos asignados. Cada lugar de detención determinará cuánto durará su huelga. Algunas de estas huelgas pueden traducirse en una lista local de demandas diseñadas para mejorar las condiciones y reducir los abusos dentro de la prisión.

2. Sentadas: En ciertas prisiones, hombres y mujeres participarán en sentadas pacíficas.

3. Boicots: Se detendrán todas las adquisiciones de bienes o servicios en las prisiones. Les pedimos a aquellos que están fuera de los muros que no hagan aportaciones económicas a nombre de quienes están adentro. Los hombres y mujeres en el interior le informarán si están participando en este boicot. Apoyamos la convocatoria del Free Alabama Movement Campaign para su campaña “Redistribute the Pain” 2018, como lo ha establecido Bennu Hannibal Ra-Sun, anteriormente conocido como Melvin Ray (con la excepción de negarse a las visitas). Los principios de la campaña se pueden ver en: https://redistributethepain.wordpress.com/.

4. Huelgas de hambre: Hombres y mujeres se negarán a comer.

ESTAS SON LAS DEMANDAS NACIONALES DE HOMBRES Y MUJERES EN LAS PRISIONES FEDERALES, DE INMIGRACIÓN Y ESTATALES

1. Mejoras inmediatas en las condiciones de las prisiones y la adopción de políticas penitenciarias que reconozcan la humanidad de los hombres y mujeres encarcelados y encarceladas.

2. El fin inmediato de la esclavitud penitenciaria. Todas las personas encarceladas en cualquier lugar de detención bajo la jurisdicción de los Estados Unidos deben recibir el salario habitual en su estado o territorio por su trabajo.

3. Debe rescindirse la Prison Litigation Reform Act. Esto permitirá a las personas encarceladas disponer de un canal adecuado para comunicar sus quejas y denunciar las violaciones de sus derechos.

4. Rescisión de las leyes Truth in Sentencing Act y Sentencing Reform Act, para que los humanos encarcelados tengan la posibilidad de rehabilitación y libertad condicional. Ningún ser humano será sentenciado a muerte por encarcelamiento, ni cumplirá ninguna sentencia sin posibilidad de libertad condicional.

5. Fin inmediato al tratamiento diferenciado a personas de raza negra u origen latino, que resulta en un mayor número de denuncias, sentencias más largas y negaciones de libertad condicional por motivos raciales. A las personas de raza negra ya no se les negará la libertad condicional porque la víctima del crimen era blanca, lo cual es un problema particular en los estados del sur.

6. Fin inmediato a las leyes racistas de aumento de sentencia para integrantes de pandillas, dirigidas a las personas de raza negra y de origen latino.

7. A ningún ser humano encarcelado se le negará el acceso a programas de rehabilitación en su lugar de detención debido a su etiqueta de delincuente violento.

8. Las prisiones estatales deben ser financiadas específicamente para ofrecer más servicios de rehabilitación.

9. Deben reinstaurarse las becas Pell en todos los estados y territorios de los EE.UU.

10. No retirar el derecho al voto de todos los ciudadanos encarcelados y las ciudadanas encarceladas que cumplen penas de prisión, detención en prisión preventiva y los llamados “ex-delincuentes”. Se exige la representación. ¡Todas las voces cuentan!